plan-de-igualdad

¿Por qué es necesario un Plan de Igualdad en las empresas?

El ámbito laboral está marcado por una profunda desigualdad de género. Aún así, muchas personas siguen preguntándose qué beneficios tiene implantar un Plan de Igualdad en su empresa. Desde Bienestar by CSP resolvemos todas las dudas.

¿Conoces los Planes de Igualdad para empresas? ¿Quieres saber en qué consisten, cómo se hacen o para qué sirven? ¿Tienes dudas sobre si tu empresa necesita un Plan de Igualdad?

El ámbito laboral está marcado por una profunda desigualdad de género. Piensa en esto: ¿qué porcentaje de mujeres se encarga de las actividades de limpieza? ¿Y cuántas mujeres hay en los puestos de poder más altos?

Si miramos las estadísticas, sólo el 24% de los cargos directivos de las medianas y grandes empresas son mujeres. Esto es debido al famoso fenómeno social denominado “Techo de cristal” una barrera simbólica invisibilizada que impide a las mujeres promocionar una vez han alcanzado determinados puestos. Por otro lado, el “Suelo Pegajoso” hace referencia a esas problemáticas sociales que impiden a las mujeres salir de los puestos más bajos.

¿Sabías que las mujeres en España cobran de media un 22% menos que los hombres?

Las dinámicas sociales son complejas y son muchas las causas que llevan a aparecer y expandirse a estos dos fenómenos. Algunos ejemplos que podríamos ver son:

  • Conciliación: Los roles tradicionales de género imponen a las mujeres la mayor parte de cargas domésticas y relacionadas con la familia, obligándolas a renunciar a su trabajo, reducir su jornada laboral o soportar una doble (o incluso triple) carga laboral. La responsabilidad sobre los/as menores, personas ancianas o con diversidad funcional que necesitan ser cuidadas, llevadas al médico o ayudadas de múltiples formas recae casi siempre sobre las mujeres, lo que empeora sus condiciones laborales y contractuales.
  • Infravaloración de los puestos femeninos: Siguiendo con los roles de género, la sociedad enseña (en términos generales) a las mujeres a interesarse por los trabajos de tipología social, y a los hombres por los trabajos tecnológicos o científicos. Debido a cómo se ha simbolizado la importancia de los mismos, en los trabajos feminizados se cobran sueldos menores.
  • Invisibilización: Las mujeres son juzgadas con un rasero más duro y a menudo quedan invisibilizadas. Los trabajos realizados por las mujeres tienden a ser infravalorados, así mismo, los currículums con iguales características tienden a ser puntuados entre 15 y 30 puntos por debajo de los masculinos.

Conciliación y corresponsabilidad, roles de género relacionados con la competitividad o intereses laborales, invisibilización, exclusión de las mujeres de los espacios de ocio masculinos en los que se establecen lazos de amistad laboral, raseros más duros, estereotipos negativos… Son algunas de las múltiples causas que generan discriminación laboral. Por ello, estudiar pormenorizadamente qué está pasando en tu empresa, es esencial.

¿En qué consiste y qué fases tiene un Plan de Igualdad?

  1. Diagnóstico: para poner un Plan de Igualdad en marcha es esencial hacer un estudio previo de la situación: desde los procesos de contratación y selección, estipulación de salarios o de ascenso hasta las medidas de conciliación, la satisfacción del personal, la rotación o la masculinización o feminización de determinados cargos o sectores. Así mismo, se medirán los recursos materiales, económicos, simbólicos o personales de los que dispone la empresa para llevar a cabo un plan adaptado y conforme a sus necesidades y posibilidades.
  2. Creación de la Comisión técnica de Igualdad: se elegirá de forma paritaria a mujeres y hombres que representen a los trabajadores/as y a la empresa, así como a personas encargadas de la implantación efectiva del Plan. Esta comisión deberá llevar a cabo una sensibilización en materia de género e igualdad y será la encargada de observar la implementación del Plan, las problemáticas, necesidades y mejoras que se observan entre la plantilla. Para ello se reunirán periódicamente.
  3. Creación del Plan de Igualdad: teniendo en cuenta las posibilidades, necesidades y problemáticas (presentes o futuras) de la empresa, se llevarán a cabo una serie de medidas reunidas en ejes estratégicos. Como ejemplo, en CSP, los ejes estratégicos en los que estructuramos nuestras medidas fueron los siguientes: 1) Transversalidad, 2) Empleo, 3) Formación, 4) Conciliación de la Vida Personal, Familiar y Laboral, 5) Acoso sexual y por razón de sexo, y 6) Comunicación.

Las medidas podrán incluir, entre otras, talleres de sensibilización en materia de género, herramientas de RRHH para asegurar una contratación igualitaria, descripción de los puestos de trabajo (para evitar la infravaloración de cargos mayoritariamente femeninos), medidas de conciliación, fomento de la corresponsabilidad, protocolos contra el acoso o planes de comunicación estratégica.

  1. Implantación de las medidas: todo Plan de Igualdad tiene una duración de 4 años, a lo largo de los cuales se hará una implantación progresiva de las medidas. Tiempo para asegurar una implantación efectiva y duradera que suponga una verdadera mejora de la situación.
  2. Evaluación: para asegurar que las medidas se están llevando a cabo correctamente y en los plazos establecidos, se llevarán a cabo evaluaciones anuales. Así mismo, se llevará a cabo una evaluación final que recopile toda la información posible: problemáticas en la implantación, mejoras observadas, calendarización cumplida, etc.

Los Planes de Igualdad aumentan los niveles de satisfacción en la plantilla, reducen los índices de rotación y mejoran el rendimiento.

Plan de Igualdad

Un Plan de Igualdad en la empresa tiene como objetivos principales:

  • Prevenir o acabar con la brecha salarial de género.
  • Asegurar la ausencia de cualquier tipo de discriminación en los procesos de contratación, ascenso o estipulación de salarios.
  • Impedir el desarrollo de cualquier actividad de acoso, comportamiento degradante o discriminación por razón de sexo, orientación sexual o identidad de género.
  • Asegurar que toda la plantilla tenga las mismas posibilidades de acceso a la formación.
  • Fomentar la conciliación de la vida laboral, familiar y personal.
  • Potenciar la corresponsabilidad, trabajando para que hombres y mujeres se hagan cargo de las mismas responsabilidades familiares.
  • Sensibilizar al personal en materia de género e igualdad.
  • Eliminar cualquier tipo de mensaje o contenido corporativo de carácter sexista.
  • Consolidar el enfoque de género transversal en la empresa.

Si tienes más dudas puedes consultar el siguiente enlace, o contactar con nosotras/os cuando quieras, estamos aquí para atenderte, apoyarte y guiarte.

Comprométete con tu empresa, comprométete con la igualdad.