Personajes femeninos en videojuegos

Los videojuegos que SÍ amaban a las mujeres

Hacemos un repaso de algunos videojuegos alabados por la forma de representar a sus personajes femeninos, luchando por empoderar a las mujeres en una industria que, por desgracia, sigue siendo una de las más machistas.

Durante muchos años, la industria del videojuego ha sido una de las menos equitativas en cuanto a igualdad de género. Queramos reconocerlo o no, tenemos a cientos de personajes femeninos hipersexualizados con personalidades estereotipadas, por no hablar de sus diminutos conjuntos que se adaptan estratégicamente a unas curvas imposibles. ¿A qué se debe esto? Quién sabe, tal vez a la anticuada noción de que la industria debe satisfacer a un público masculino y heterosexual, porque “los videojuegos son cosa de tíos”.

Por suerte, parece que esa noción poco a poco empieza a desaparecer. Los últimos estudios revelan que la mitad de las personas jugadoras aficionadas son mujeres. Sin embargo, el número de desarrolladoras de sexo femenino diverge enormemente, con cientos de mujeres que se quedan fuera de los procesos de desarrollo de videojuegos, a las que se impide sacar sus proyectos adelante debido a las estructuras simbólicas y de poder de la industria. La cifra va aumentando significativamente con cada año que pasa, pero aún queda mucho para alcanzar unos resultados aceptables.

El caso es que aquí estamos, en pleno 2018, luchando por algo que debería estar más que conseguido. Y es que, haciendo una retrospectiva, nos damos cuenta de que hay muchísimos videojuegos que representan de forma pésima a las mujeres. Ya sea como meros objetos sexuales, extras a los que seducir, o personajes secundarios insulsos introducidos con calzador por el “qué dirán”.

Por suerte, también hay títulos muy potentes que nos presentan a personajes que son mujeres fuertes, empoderadas, independientes, astutas y carismáticas, en lugar de la típica princesa Peach a la que debemos salvar o la sexy de armadura invisible.

Ante este panorama, queremos resaltar aquellos videojuegos que han sabido representar correctamente a las mujeres y se alejan de los estereotipos machistas. He aquí nuestra selección de Los Videojuegos que SÍ amaban a las mujeres. Adelante.

The Last of Us

Empezamos con la aventura postapocalíptica de Naughty Dog, y los/as expertos/as en videojuegos ya estaréis pensando: “¿Otra vez The Last of Us?” Se siente, pero lo que está bien hecho, está bien hecho, y los personajes femeninos de este juego son una delicia. No nos referimos exclusivamente a Ellie, que sin duda es una de las mejores protagonistas que hemos tenido el gusto de conocer durante los últimos años, sino a toda la plantilla de personajes femeninos que aparecen durante la historia.

Por ejemplo, está Tess, la inseparable compañera (y jefa) de Joel, el protagonista masculino. Aunque sólo la vemos durante los primeros compases de la aventura, demuestra ser una superviviente nata, una mujer dura que no se deja amilanar, aunque la situación se tuerza. Lo mismo pasa con Marlene, la líder de la organización llamada las Luciérnagas, sin la que el juego, en realidad, no tendría sentido. Ella es la que descubre lo que está en juego con Ellie, la que da las órdenes al principio de la aventura, la salvadora y la principal “enemiga”.

Por último, pero no menos importante, está Riley, amiga íntima de Ellie, a la que conocemos en el DLC ‘Left Behind’ y que poco tiene que ver con una niñita indefensa. Además, gracias a la aparición de este personaje el juego apuesta por visibilizar sexualidades y afectividades no normativas, y profundiza en la relación entre dos mujeres (sin importar la naturaleza de esta), algo pocas veces visto en un videojuego.

¿Qué tienen de bueno estos personajes? Que son creíbles, todas intentan sobrevivir en el mundo que les ha tocado sin convertirse en máquinas de matar con la expresividad de Terminator, o sin utilizar sus atributos físicos para ello. Son fuertes y autosuficientes. Claros ejemplos de superación.

Por último, cabe destacar que el número de mujeres y hombres con relevancia en la historia está igualado. Algo muy importante, ya que muchos juegos se limitan a meter a un único personaje femenino empoderado, suprimiendo casi por completo la existencia de otras mujeres a su alrededor.

Dragon Age y Mass Effect

Si hablamos de videojuegos que tratan con respeto a sus personajes femeninos, los títulos de Bioware tenían que aparecer en esta lista. Empezamos con la saga Dragon Age, donde hasta se burlan de la concepción clásica del género de fantasía en la que las mujeres utilizan armaduras tan reveladoras como inútiles.

Las mujeres en Dragon Age pueden ser lo que deseen, desde poderosas magas a guerreras imbatibles. Además, los altos cargos de poder los ostentan mujeres, siendo ellas algunos de los personajes más importantes, y las que provocan que la trama arranque y tenga esos tintes épicos que tanto gustan.

Por otro lado, tenemos Mass Effect. ¿En qué forma respeta a las mujeres el juego de ciencia ficción de Bioware? En primer lugar, el juego rompe con los típicos estereotipos de mujer dulce, sensible, emocionalmente exagerada e inestable. De esta forma nos encontramos con personajes como Liara, Tali, Miranda, Jack, y muchas otras, expertas tanto a la hora de luchar como en el momento de hablar de ciencia o tecnología. Algo muy importante, sus trasfondos e historias personales son profundos e interesantes, y no tienen nada que ver con amores del pasado. Además, cada una tiene una personalidad característica y muy trabajada, que las hacen únicas.

Otro punto a favor de los juegos de Bioware son sus protagonistas, que pueden ser hombre o mujer a gusto de quien juegue. ¿Lo mejor de esto? Que no importa el sexo que escojas para tu personaje, ya que siempre se podrá imponer y hacerse respetar de la misma manera. Son excelentes luchadores/as y pueden modificar su conducta en función de nuestras decisiones. Y eso es lo bueno, mostrar que no importa tu sexo, que no debe influir nunca en el trato que recibes o en tus posibilidades de superación laboral o personal.

Si tuviéramos algo malo que decir, sería la sexualización que se hace de sus personajes (tanto mujeres como hombres) en las primeras entregas de cada saga. Por suerte, Bioware ha aprendido y en los últimos lanzamientos de cada serie, esa sexualización ha desaparecido.

Sobre la proporción de hombres y mujeres en estas sagas, poco hay que decir. Cada entrega tiene decenas de personas, y están en perfecto equilibrio.

Beyond Two Souls

Durante un tiempo los desarrolladores de videojuegos (mayoritariamente masculinos) no se atrevían a crear protagonistas femeninas por temor a que los jugadores masculinos (considerados el grueso de personas jugadoras) no se sintieran identificados con ellas. Ya sabéis, lo mismo que decíamos antes, el viejo cuento que dice que sólo los hombres jugamos a videojuegos. ¡Ja! Por suerte los tiempos han cambiado, y entre las propuestas con protagonistas femeninas más interesantes destacamos Beyond Two Souls.

David Cage y Quantic Dream nos trajeron en 2013 una aventura narrativa protagonizada por Jodie, una joven con un misterioso “don” en forma de compañero invisible con el que sólo ella podía comunicarse. Y Jodie era la caña como personaje. No sólo porque era capaz de luchar contra enemigos, enfrentarse a toda clase de situaciones y controlar a un ente todopoderoso como Aiden, sino porque era realista. Tenía altos y bajos, momentos de rebeldía y otros de debilidad, como cualquier persona, y eso es lo bueno en un personaje, ya sea femenino o masculino.

La profundidad psicológica del personaje es muy interesante, y no sólo es uno de los atractivos de este juego. Normalmente, cuando una mujer es poderosa en un videojuego es sólo porque tiene poderes especiales que le han llegado externamente (es el caso de Zelda, por ejemplo). En el caso de Beyond, además del poder que le llega de forma externa (en la forma de Aiden), Jodie lucha con armas y cuerpo a cuerpo, y demuestra una fortaleza surgida a raíz de su entrenamiento, dedicación y perseverancia.

La única pega es que, aparte de Jodie, no hay personajes femeninos relevantes o, como mínimo, que tengan una personalidad definida e interesante. Jodie se rodea de hombres de principio a fin, y las pocas mujeres con las que se cruza no tienen un impacto en su vida.

Life is Strange

Siguiendo esta estela, destacamos Life is Strange, reconocido éxito de Dontnod, que se ha hecho con una amplia legión de fans. ¿Y por qué elegimos este juego? Porque ha demostrado que una protagonista femenina no es “una carga”, como muchos seres de mente cerrada se empeñan en defender. Tal y como sus creadores explicaron, muchas productoras se negaron a aceptar el juego porque no querían cambiar a su protagonista femenina, Max Caulfield, por un chico. Square Enix fue la única que aceptó la propuesta original, y para alegría de muchos el juego ha sido un éxito. ¡Chupaos esa, productoras chapadas a la antigua!

Por supuesto, esa no es la única razón de que Life is Strange esté en nuestra lista. Max es una gran protagonista porque no es el típico cliché femenino, ni una damisela en apuros ni una heroína ruda pero atractiva. Es una adolescente tímida, a veces cobarde y otras extremadamente valiente, con un gran sentido de la justicia. Como Jodie, de Beyond Two Souls, es un personaje realista, no un estereotipo.

Eso no es todo, ya que en Life is Strange nos encontramos a otro personaje femenino, Chloe, que rompe radicalmente con las normas establecidas. Punk, llena de tatuajes, mal hablada y con un temperamento más bien violento, no es la típica mujer que se empeñan en presentarnos en la mayoría de los videojuegos.  Y aun así ha logrado hacerse un hueco en el corazoncito de miles de fans. Tanto gusta Chloe que hasta ha conseguido su propio juego (Life is Strange: Before the Storm). Eso dice mucho, ¿verdad?

Sobre la proporción mujeres-hombres, la balanza se inclina claramente a favor de las primeras, siendo los personajes femeninos los que más peso tienen en las tramas.

No podemos terminar de hablar de este juego sin hacer mención a los temas tan duros que trata, como el bullying, el acoso sexual o la violación. Temas muy complicados y la mayoría de las veces invisibilizados en los videojuegos. En este sentido, Dontnod hace un gran trabajo de crítica.

Tomb Raider

Mucha gente se sorprenderá al leer ‘Tomb Raider’ en este reportaje. Tranquilidad, no nos referimos a esos primeros Tomb Raider donde Lara Croft vivía aventuras en unos shorts cada vez más cortos mientras apuntaba a los enemigos con sus armas. No, hablamos del reboot que se inició en 2013, en el que el personaje de Lara fue reinterpretado de una forma que ha sido alabada tanto por los medios especializados como por los fans.

En el Tomb Raider de Crystal Dynamics se nos presenta a una Lara Croft más joven e indefensa, pero no por eso más débil. Lara vive una evolución compleja a la vez que intensa, pasando de ser víctima a heroína, logrando sobrevivir por su cuenta y sentando las bases de aquello en lo que se convertirá en un futuro. Además, deja de ser esa bomba sexual que nos vendían en las entregas más clásicas. Ahora es una mujer natural y ha dejado de ir a la selva a luchar contra dinosaurios en pantaloncitos, algo que los/as amantes del realismo agradecerán.

Con el lanzamiento de la secuela, Rise of the Tomb Raider, esa desexualización del personaje se hizo más evidente que nunca, y todo apunta a que el tercer juego de la saga (que se lanzará próximamente) seguirá esa estela.

Este es el motivo por el que elegimos Tomb Raider como uno de los videojuegos que SÍ aman a las mujeres: sus creadores han visto sus errores, han reconocido sus fallos y han roto completamente con esa representación machista de Lara Croft. Se trata pues de un ejemplo de superación y evolución, algo que no se ve mucho en la industria del videojuego.

Horizon: Zero Dawn

En 2017, Guerrilla Games lanzó una aventura postapocalíptica en la que juntaba un mundo salvaje reclamado por la naturaleza, dinosaurios y animales robóticos con muy mala leche, y una de las mejores heroínas que nos ha ofrecido la industria del videojuego en los últimos años. Hablamos de Aloy, una cazadora experta capaz de sobrevivir en ese mundo tan hostil y de dejar su huella.

En Horizon: Zero Dawn, la historia de Aloy es la de Aloy. ¿A qué nos referimos? A que no nos encontramos a ningún hombre compitiendo con ella por el papel protagonista, ni un compañero constante, ni un interés amoroso. Aloy se las apaña muy bien ella sola, ya sea destrozando bestias robóticas, explorando o descubriendo los secretos de su pasado. Vamos, que supera con creces el famoso Test de Bechdel.

¿Recordáis lo que decíamos antes, sobre que los desarrolladores pensaban que una protagonista femenina sólo era un lastre? Pues Horizon: Zero Dawn fue uno de los grandes éxitos de crítica y ventas de 2017. Más claro, agua.

Lo único malo es que, como en Beyond Two Souls, Aloy es la única mujer con auténtica relevancia en la historia. Sí, nos encontramos con personajes secundarios femeninos empoderados (cazadoras, guerras, chamanes), pero no alcanzan la profundidad y complejidad de otros personajes secundarios masculinos.


Conclusiones

Podríamos enumerar muchísimos otros videojuegos que presentan personajes femeninos sólidos, alejados de los estereotipos sexistas. The Walking Dead, de Telltale, Heavenly Sword, Beyong Good & Evil, Hellblade: Senuas Sacrifice, incluso sagas conocidas como Resident Evil, pero preferimos parar aquí.

Todos estos juegos tienen algo en común, y es que los personajes femeninos han sido construidos como personas, más allá de su sexo. Han reconstruido el sexo femenino de forma realista y como algo positivo. Esto me recuerda a unas declaraciones que hizo George R.R. Martin, autor de Canción de Hielo y Fuego (Juego de Tronos), durante una entrevista. En ella le preguntaron cómo se las ingeniaba para escribir desde el punto de vistas de personajes femeninos. Él contesto, con mucha ironía, que por extraño que pareciera siempre había pensado en las mujeres como en personas, así que nunca tuvo dificultad para ponerse en su lugar.

Eso es lo que queremos que se extraiga de este pequeño artículo. Para construir un buen personaje femenino, o realizar un videojuego que los respete, no necesitamos crear seres todopoderosos y poco creíbles. Sólo necesitamos crear personas con sus puntos fuertes y débiles, sus pros y contras, que sean respetadas y no objetualizadas.

Tan sólo esperamos que esta tendencia continúe, y que las mujeres sean cada vez más y mejor representadas en los videojuegos (en general, en toda la industria del entretenimiento).  Como uno de los medios más consumidos actualmente, en especial por las nuevas generaciones, es de vital importancia que así sea.